Llamar ahora E-Mail Cerrar

Esta escuela nace como una evolución de un desarrollo personal, íntimo y honesto en donde pretendo volver a aterrizar en lo esencial. Yoga puro sin adulterar. Elemental, sincero, profundo y fruto de casi dos décadas de trabajo personal consistente.

¿Qué es lo que siempre deseé de un guía espiritual o maestro en esta senda del yoga?

Cuando como niños empezamos a caminar, buscamos la ayuda de una persona, que nos brinde la seguridad que nos falta, nos oriente por donde hay que ir pero nos deje explorar, nos aleje del miedo por la vía del conocimiento, de la experiencia repetida, que está ahí cuando lo necesitas y te deje solo cuando lo pidas.

Buscamos un guía atento, sensible, tierno y a la vez exigente que no pierda la claridad de llevarnos por nuestro mejor camino.

Alguien que te deje caminar y caer solo cuando estés preparado. Una persona que te lleve más lejos que donde llegó ella, que entregue de forma incondicional lo mejor de sí misma para hacer de ti tu mejor versión.

Eso es lo que deseo hacer en este comienzo. Te acompaño con lo mejor de mí para ir a donde tú desees por la vía del yoga. Forja tu propio yoga, crea tu destino y sencillamente vive cada sabroso instante que te otorgue la existencia.

La escuela está hecha con cariño, cuidando los detalles al alcance, en donde trato de atender a cada persona con su propia necesidad. Adaptar esta disciplina a las circunstancias que te hayan acercado hasta aquí.

Por último, esta escuela existe gracias a todos los que han depositado y depositan su confianza en mis manos, por tanto, es una necesidad para mí mostrate mi gratitud y respeto por ello.

Namasté

 

Galería de fotos